PATAGONIA • AUSTRAL • LOS ANTIGUOS

LA CUEVA DE LAS MANOS

Una de las excursiones más recomendadas del circuito, donde es posible conocer el testimonio que dejaron quienes vivieron es estas tierras antes de los Tehuelches: pinturas rupestres que se concentran principalmente en La Cueva De Las Manos.

Desde el pueblo de Bajo Caracoles, donde hay una hostería de 8 habitaciones, parte el desvío de 40 kilómetros de ripio que lleva a la Cueva de las Manos, en el Cañadón del río Pinturas, declarada en 1999 Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Hace aproximadamente 10.000 años llegaron los primeros hombres a la Patagonia. Estos hombres avanzaban y ocupaban territorios en una época en que los glaciares retrocedían y dejaban tras de sí amplios valles. Se movilizaban en grupos pequeños, tras las huellas de los últimos representantes de los grandes mamíferos del pleistoceno, como perezosos gigantes, caballos prehistóricos y mastodontes. Estos primeros pobladores dejaron mensajes pintados o grabados en las rocas. Son pinturas rupestres de singular belleza y significados ocultos.

En el Cañadón del Río Pinturas, entre los pliegues de sus paredones, se descubre el arte rupestre de la cueva donde los pobladores tehuelches y sus antecesores sellaron su impronta de vida.

La mayor congregación se encuentra en la Cueva de Las Manos, que tiene 24 metros de profundidad, 15 metros de ancho en la entrada y alrededor de 10 metros de altura hasta el comienzo de la visera.

Los aleros están formados por salientes que protegen las pinturas del viento y del sol, y según los expertos, conviven tres niveles culturales que abarcan desde el 7370 A.C. al 1000 de esta era.

En el lugar hay un Centro de Interpretación y una pequeña confitería. En la zona hay estancias que ofrecen alojamiento.

Si bien la imagen más conocida es la de las manos, también se ven guanacos y figuras geométricas estampados como prueba de la más antigua expresión de los pueblos sudamericanos. Para colorear sus dibujos, utilizaron rojo, blanco, negro, y amarillo.

Volviendo a la RN 40 encontrará un nuevo desvío hacia Hipólito Irigoyen, un pueblo también conocido por su nombre anterior, Lago Posadas, de intenso color verde, por la cercanía con este lago, separado del Lago Pueyrredón, de color azul, por un istmo. Los dos lagos son conocidos entre los pescadores por el tamaño de las truchas que se sacan. Si se anima a pescar, hay bonitas hosterías para pasar unos días en esta zona alejada. En ese caso, no deje de conocer el valle del río Oro, que nace en el monte San Lorenzo (3706), el más alto de la provincia.

TIPS PARA EL VIAJERO

CON QUIÉN VIAJAMOS

Amigos, Familiar, Pareja, Solos

VESTIMENTA

Informal

DURACIÓN DEL RECORRIDO

Mediodía

DIFICULTAD

Baja

ÉPOCA RECOMENDADA PARA VIAJAR

Todo el año

SEGURIDAD

Sin Peligro

ACTIVIDADES DEL DESTINO

Arte y Cultura > Monumentos y Lugares Históricos